fbpx

Los Primeros Cristianos 

Reseña

«Quien desconoce su historia está condenado a repetirla».

Esta frase debe hacernos reflexionar sobre nuestros orígenes como cristianos y la relación del cristianismo primitivo con el judaísmo. Es una realidad que necesitamos conocer nuestra historia desde sus inicios en Jerusalén, para comprender mejor nuestra identidad y fundamento doctrinal.

Pero ¿por qué necesitamos conocer el contexto de los cristianos judíos en el Israel del primer siglo? ¿No es suficiente con conocer lo que nosotros creemos ahora y lo que estamos experimentando? Los primeros cristianos hacen parte de la historia cristiana y comprender mejor su contexto nos ayuda a conocer mejor nuestro trasfondo y creencias judeocristianas.

En su libro, Los primeros cristianos: Un recuento bíblico e histórico (B&H Español, 2022), el historiador César Vidal presenta de manera precisa el contexto político y social de los primeros cristianos de Jerusalén, así como un acercamiento a su pensamiento teológico.

El libro se divide en tres grandes secciones que están muy relacionadas entre sí.

1) La historia de los primeros cristianos
La primera sección desarrolla la parte histórica y el contexto sociopolítico de los primeros cristianos en Israel, desde Pentecostés hasta el concilio de Jamnia, donde los judios buscaron expulsarlos de sus comunidades.

Vidal hace énfasis en la destrucción del templo de Jerusalén en el año 70 d. C. y en las consecuencias de la diáspora de los judíos. El desarrollo histórico está respaldado por la narrativa sobre la iglesia en la Biblia, así como por autores externos que ayudaron a comprender mejor la situación económica y social en Judea. Es enriquecedor leer sobre los contextos sociales, tanto de los judíos como los extranjeros. Además presenta detalles que explican las implicaciones de que la iglesia se organizara administrativamente con apóstoles, ancianos y diáconos, y abrazara las nuevas prácticas cristianas, como la Cena del Señor.

2) La teología de los primeros cristianos
La segunda sección trata sobre el pensamiento teológico de estos primeros cristianos en cuatro áreas fundamentales: la cristología, la pneumatología, la angelología y la escatología. El autor se aproxima a estas doctrinas a la luz de los libros bíblicos que están dirigidos a judíos.

Cristología

Vidal nos presenta a la persona y obra de Jesucristo por medio de Sus diversos títulos: siervo, piedra rechazada, el Cordero, el Hijo del Hombre, el Mesías, Hijo de Dios, entre otros. Así mismo, trata un tema crítico sobre si se rendía culto a Jesús desde los primeros años de la Iglesia, un asunto que se confirma con los títulos que Él recibía, y por el trato que recibe en el libro de Apocalípsis (p. 221).

Pneumatología

Es la doctrina del Espíritu Santo. El autor resalta que «el concepto de Espíritu Santo (también Espíritu de Dios, Espíritu de YHVH o simplemente Espíritu) no era nuevo en el judaísmo» (p. 227). En el Antiguo Testamento, el Espíritu Santo o Espíritu de Dios estaba activo principalmente sobre el liderazgo, aunque también el pueblo lo conocía. El Espíritu era tratado como una persona divina.

Aunque se conocía del Espíritu Santo desde los tiempos del Antiguo Testamento, desde Pentecostés los primeros cristianos vieron de manera más plena Su forma de obrar y han reconocido que Él ahora ha puesto Su presencia de manera permanente en los creyentes (Ef 1:13; cp. Sal 51:11).

Angelología

Vidal presenta el registro veterotestamentario sobre los ángeles y demonios. Según afirma el autor, no hay tanta información disponible en los libros del Antiguo Testamento, mientras que el Nuevo Testamento presenta a Satanás como derrotado, en especial en las cartas de Pablo (p. 256).

Escatología y soteriología

La escatología está íntimamente relacionada con la doctrina de la salvación. La resurrección de Jesucristo aparece en el Nuevo Testamento como:

La clave no solo de interpretación del pasado (Jesús ha sido rechazado y muerto) sino, fundamentalmente, del presente (Dios ha reivindicado a Jesús indicando con Su resurrección que era el Mesías-Siervo y el Señor) y del futuro (Jesús volverá para realizar la restauración general) (p. 264).

Relacionado con esto, Vidal nos presenta a Jesús como el Juez del mundo y también el Salvador. Es sorprendente ver cómo el libro de Hechos registra que no fue Pablo el primero en predicar a los gentiles, sino Pedro, guiado por Dios a Cornelio (Hch 10).

3) Las fuentes externas a la Biblia sobre los primeros cristianos
El tercer tema que trata el autor es sobre el testimonio de los cristianos del primer siglo a través de las fuentes clásicas y judías, cristianas y arqueológicas. Menciona autores de renombre como Tácito y Suetonio, así como Josefo y literatura talmúdica, el Midrash, etc.

En cuanto a las fuentes cristianas, se puede observar que considera los escritos bíblicos del Nuevo Testamento, como los escritos de los llamados «padres apostólicos». En cuanto a la arqueología bíblica, Vidal menciona el papel de los lugares funerarios, casas, grutas, etc.

Finalmente, tiene dos apéndices en los que trata temas particulares. El primero es sobre la historicidad del libro de Hechos a partir de estudios desarrollados por teólogos con un acercamiento crítico. El segundo apéndice trata sobre los minim (término de origen incierto que Vidal desarrolla con detalle) y su relación con los primeros cristianos.

Conclusión

Este libro es un acercamiento histórico a los cristianos del primer siglo y su pensamiento teológico, por lo que nos permite tener un mejor panorama de cómo se desarrolló el pensamiento cristiano en aquella época tan crucial.

Los aportes más importantes considerados por Vidal son la consideración de la situación económica y social de los primeros cristianos, la organización dentro de la iglesia y los elementos que se instituyeron en ella. Aunque esta información se puede recoger en el Nuevo Testamento, Vidal la sintetiza y explica de una manera enriquecedora. Otro aporte valioso es el análisis de las fuentes que nos permiten reunir argumentos a favor de la historicidad y veracidad del cristianismo.

Los primeros cristianos es un libro que permite al lector profundizar y tener argumentos históricos para defender el cristianismo frente al ataque sobre la supuesta falta de historicidad del mismo. Es un libro recomendable que nos ayudará a comprender mejor el por qué de lo que creemos, así como comprender el desarrollo histórico del cristianismo en el primer siglo.

Carrito de compra
Scroll al inicio
×